Consideraciones:

1. Los organismo públicos, como cualquier entidad, deben ser administrados, mantenidos en su presente y dirigidos a un futuro seguro.

2. Existe un conjunto de leyes, normas y procedimientos que no son aplicados en su verdadero contexto.

3. El dominio de las operaciones y actividades no se encuentran en manos de los ejecutivos, gerentes del estado y sus grupos directivos.

4. La verdadera información no existe.