Como estrategia de implementación se utiliza el siguiente planteamiento:

Dividir el proceso de migración en fases, una primera fase dedicada a modernizar los libros mayores, una segunda fase dirigida a los libros auxiliares o asistentes del proceso administrativo, con los servicios dedicados a los procesos mas inmediatos o posibles de implementar y una ultima fase cuyo cometido es la integración del resto de los procesos no implantados en la segunda fase y los libros facultando el tiempo real de todas las operaciones.